Nacional > en uruguay

Cada vez más uruguayos con falta de vitamina D: qué implica y el debate por las prescripciones

Los adultos que tienen niveles deficientes de vitamina D en pocos años pasaron a ser el 89% de la población uruguaya; ¿qué dicen los catedráticos del Hospital de Clínicas? 

Tiempo de lectura: -'

20 de mayo de 2019 a las 13:58

El estudio no da lugar a refutación: en invierno, el 89% de los adultos sanos uruguayos tienen niveles insuficientes o deficientes de vitamina D. Esta carencia no guarda relación con variables como la edad, el sexo o el índice de masa corporal, según la investigación “Estado de la vitamina D en adultos uruguayos aparentemente saludables, en invierno y en Montevideo”, publicada en la Revista Médica Uruguaya en 2017. En el año 2000, los adultos con niveles bajos apenas eran el 25%. 

El debate acerca de si prescribir o no vitamina D para aquellos pacientes que tienen niveles por debajo del estándar está latente entre los médicos. Por un lado, están aquellos profesionales que sostienen que la prescripción es necesaria, ya que hay estudios que evidencian que la vitamina D podría contribuir a curar la depresión, algunos cánceres o enfermedades coronarias. Por otro lado, en la vereda de enfrente están quienes entienden que estos estudios no son concluyentes, y por eso afirman que esta es una moda que en los últimos años ha adquirido fuerza, aunque sin una justificación sólida. 

La vitamina D es un nutriente necesario para una correcta absorción intestinal del calcio y el fósforo, lo que asegura un buen desarrollo de la estructura ósea. Quienes tienen niveles insuficientes corren riesgo de sufrir osteomalacia o raquitismo, dos enfermedades que se presentan a distintas edades —la primera, en adultos y la segunda, en niños—, que se caracterizan por la desmineralización de los huesos. Los afectados padecen dolor y deformidades óseas, y están predispuestos a las fracturas. 

Existen tres formas para asegurar los niveles recomendados de vitamina D. La exposición a la luz solar es la principal, seguida del consumo de ciertos alimentos como el pescado y, en última instancia, los suplementos. Una persona sana debería tener como mínimo 30 nanogramos de vitamina D por mililitro de sangre, según la Sociedad de Endocrinología Americana, una organización internacional referente en esta especialidad. 

La acepción de que la indicación de estudios y prescripciones "es una moda" es la adoptada por la cátedra de Endocrinología del Hospital de Clínicas. Según la profesora agregada Beatriz Mendoza, que desde principios del siglo XXI investiga sobre la vitamina D, en los últimos años se ha dado una transición en Uruguay. “Hemos observado la transición de no administrar vitamina D a un exceso de su indicación", dijo a El Observador.

La doctora Mendoza y otros endocrinólogos explican que la literatura internacional no recomienda medir los niveles de vitamina D de toda la población: se debe medir solo en personas que hay sospecha de deficiencia. Dentro de este grupo están incluidas las personas con osteoporosis o fracturas por fragilidad, ancianos, mujeres embarazadas o lactantes, individuos con enfermedad renal crónica o enfermedad hepática; también quienes toman anticonvulsivantes, tienen tuberculosis o ciertos linfomas, así como personas obesas o con VIH positivo. 

El origen de la tendencia 

La vitamina D proveniente de los alimentos no es suficiente: apenas supone 10% del total de lo requerido. La luz solar sigue siendo el principal insumo, pero desde que la gente empezó a ser consciente de los riesgos de una exposición indiscriminada, cada vez son más quienes se protegen y evitan los horarios críticos en verano. Un protector de factor bajo inhibe la absorción del nutriente hasta en 90%. 

Esta contradicción llevó a que a principios del milenio en Estados Unidos y Europa, principalmente, empezaran a estudiarse los bajos niveles de vitamina D vinculados a la salud mental, esclerosis múltiple y riesgo de cáncer. En 2007, el doctor Michael Holick, de la Universidad de Boston, publicó un estudio en el que afirmaba que valores que hasta entonces habían sido considerados normales —entre 21 y 29 nanogramos por mililitro de sangre— estaban asociados a mayores probabilidades de desarrollar cáncer, enfermedades autoinmunes, diabetes, esquizofrenia, depresión y mala capacidad pulmonar. 
 
En 2011, un comité de la Sociedad de Endocrinología encabezado por el doctor Holick, según publicó The New York Times, recomendó subir la vara de los requerimientos. Desde ese entonces, los valores entre 21 y 29 nanogramos por mililitro de sangre empezaron a ser considerados bajos. El grupo de profesionales, sin embargo, recomendó no hacer pruebas a el grueso de la población sino a aquellos que estuvieran en riesgo. 

“No se aconseja la medida universal, no es adecuado”, reiteró Mendoza. La endocrinóloga explicó que en personas sanas los puntos de corte pueden ser inferiores al recomendado de 30 nanogramos. “Si una mujer joven, no está embarazada, ni toma medicación que afecte al metabolismo de la vitamina D no es necesario medir la vitamina D”, dijo como ejemplo.

El doctor Hollick es un referente para aquellos que defienden extender las pruebas a mayor cantidad de pacientes. Si bien las investigaciones acerca del vínculo entre la deficiencia de vitamina D y diversas enfermedades no prueban causalidad, considera que sí insinúan una relación estrecha, por lo que está convencido de que es ese el camino a seguir. En diálogo con The New York Times, Hollick reconoció que los estudios en que las personas fueron suministradas con vitamina D o un placebo no pudieron probar los beneficios del suplemento. Sin embargo, dijo que esos estudios no fueron lo suficientemente grandes como para ser concluyentes. 

La “moda” que la Cátedra de Endocrinología advierte en Uruguay fue detectada hace algunos años en Estados Unidos. Cuando los niveles mínimos recomendados subieron a 30, allí “empezaron a pedir estudios de vitamina D con la regularidad que se piden los análisis de colesterol”, afirmó a The New York Times la doctora Kathleen Fairfield, quien admitió que al principio siguió esta tendencia. 

Mendoza aseguró a El Observador que la recomendación de la Sociedad de Endocrinología aumentó teniendo en cuenta a los pacientes más vulnerables, no a las personas sanas. “La Sociedad de Endocrinología subió el punto de corte a 30, pero al hacer esto no hablaban de la población en general sino, por ejemplo, mujeres posmenopáusicas que no toman sol, personas añosas, con osteoporosis, trastornos digestivos que impiden la absorción, etcétera”, indicó. 

La vitamina D está subindicada en los casos en que sí es necesaria

Justamente, en estos casos los estudios y prescripciones están subindicadas, explicó Mendoza. En 2013 una investigación en la Cátedra de Endocrinología y Metabolismo, analizó la evolución de pacientes de más de 65 años que habían sufrido una fractura de cadera por fragilidad y fueron asistidos en el Banco de Prótesis. De los 184 participantes del estudio, el 85% desconocía que padecía osteoporosis y el 69% no recibía tratamiento para esta enfermedad. Apenas 34 de ellos habían recibido indicación de tomar vitamina D.

Si bien los estudios que Mendoza y sus colegas vienen realizado desde hace casi 20 años demuestran que hubo un incremento en la cantidad de casos de vitamina D deficitaria, lo que está en línea con la tendencia mundial, las personas que no están en riesgo no deberían alarmarse. 

El lado B del consumo de esta vitamina

¿Qué consecuencias tiene tomar vitamina D en exceso? Hipercalcemia, náuseas, vómitos, dolor de huesos y problemas renales como la formación de cálculos. Sin embargo, la intoxicación es “prácticamente improbable”, afirmó Mendoza y explicó que una persona tendría que tomar cerca de 40 mil comprimidos diarios para intoxicarse.

La principal consecuencia negativa de la proliferación de indicaciones de estudios y prescripciones es económica, según la endocrinóloga. Analizar la sangre para valorar los
niveles de vitamina D en personas saludables, puede tener un costo elevado, para los pacientes y el sistema de salud.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...