Tecnología > VIDEOJUEGOS

El éxito es una de vaqueros

Red Dead Redemption 2 vendió más de 17 millones de copias en sus dos primeras semanas a la venta recaudando más de US$ 725 millones   

Tiempo de lectura: -'

18 de diciembre de 2018 a las 05:00

Red Dead Redemption 2 ocupa en realidad un lugar algo confuso dentro de la cronología de la saga. A pesar del 2 en su título, es el tercero ambientado en el universo western de Rockstar –la saga se inició en 2004 con Red Dead Revolver– y es en lo argumental una precuela al Red Dead Redemption editado en 2010. El protagonista es ahora Arthur Morgan, distinguido miembro de la banda de criminales de Van der Linde, quienes luego de un atraco que sale mal se ven obligados a huir.

A partir de ese momento, se abren muchísimas opciones para el jugador, ya que puede atenerse a una línea narrativa más o menos clara o directamente dedicarse a recorrer el universo libre del juego e interactuar en múltiples aventuras independientes (que en muchos casos aprovechan la experiencia multijugador). 

Dado su caracter de precuela, la historia se ambienta algún tiempo antes de la anterior entrega de la saga, donde se contemplan los últimos estertores de la pandilla de bandidos que protagonizara aquella, antes de que John Marston –el protagonista del Red Dead Redemption– decida dejar atrás esa vida para construir una granja y mudarse allí con su familia. Pero en esta ocasión, está Arthur Morgan, un personaje que poco tiene que ver con el de la experiencia anterior.


Morgan es un bandido marcado por una vida de pocas alegrías. Un hombre lo suficientemente frío para poder ir a cobrar deudas pendientes a una familia que acaba de enterrar a su padre y marido, pero también lo bastante consciente para saber qué peligros entraña esa vida y cómo la era del Salvaje Oeste está llegando a su fin.  

Esa es la tónica que va colmando las distintas aventuras de Morgan ha medida que transcurre el juego. La de un pistolero que entiende que su lugar en el mundo ya no es lo que era y que le conviene cerrar cuentas y pasar factura antes de llamarse a retiro, porque probablemente esta sea la última oportunidad que tiene para ello. Las posibilidades aparentemente infinitas del juego dan días completos de entretenimientos si repetición alguna, prácticamente.

Muy interesante es, además, que las elecciones del jugador con el personaje irán determinando las consecuencias de la historia –desde algo tan básico como entrar a robar un banco siendo el primero o dejando a algún cómplice marchar al frente– lo que da a entender que siempre podemos volver a empezar con una encarnación “distinta” y muchas de las cosas que ocurrieron no transitarán de la misma manera. Esto coincide con las primeras reseñas de sitios especializados, quienes no dudan en calificar el nuevo lanzamiento de Rockstar –para PlayStation 4 y Xbox One– de imprescindible e inagotable. Es, sin duda, uno de juegos del año. 

Una novedad reciente es el lanzamiento de una campaña multijugador al estilo “Battle Royale”. Se llama “Haz que cuente” y como en otras batallas de todos contra todos, la zona del mapa va menguando para encontrar su ganador en el último superviviente. Hay dos modos de batalla. Como el escenario es el Salvaje Oeste, los de Rockstar Games han decidido que, de momento, los combates del battle royale sean con arco y flecha, o lanzando cuchillos. Pero existen otras maneras de combatir en Red Dead Online, pero ya no serán de todos contra todos. Por ejemplo, el modo “Pez Gordo”. En este caso, cada baja nos ayudará a ascender en la tabla de líderes, pero del mismo modo, cuanto más arriba llegue el jugador, más puntos obtendrá y más rivales lo querrán eliminar. Otro modo, es “A las Armas”, donde el arma elegida afectará a la puntuación. Hay también una modalidad de juego por equipos que es “Tiroteo y Tiroteo”. 

Parece curiosa la edad de bonanza que está viviendo el género western. Considerado un género “muerto” en cine –y uno que ha tenido poco desarrollo en videojuegos– es notable que uno de los mayores éxitos del año –éxito millonario– sea este Red Dead Redemption 2, a tono con las recientes producciones cinematográficas de autores imprescindibles tales como Quentin Tarantino (Dyango Unchained, Los 8 más odiados) o los hermanos Coen (La balada de Buster Scruggs, ya en Netflix). Esta nueva entrega de Rockstar se propone –y lo logra– como mucho más que un “GTA de vaqueros” aprovechando la propia impronta del género, la sensación de la libertad de lo salvaje en su mundo abierto, la posibilidad de moverse en un mundo bastante más amoral, con reglas propias y donde la diferencia entre la vida y la muerte es simplemente una decisión equivocada o un desenfundar apenas más despacio que el otro. l  

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...