Espectáculos y Cultura > Repercusiones

El final del invierno: primeras impresiones del último capítulo de GOT

El día después de la gran final, periodistas de la redacción plasman sus sensaciones sobre el fin de una era para la televisión 

Tiempo de lectura: -'

20 de mayo de 2019 a las 09:44

María Eugenia Fernández

Justicia. Ese fue el concepto que sobrevoló los cerca de 90 minutos finales de Game of Thrones. "El amor es mas poderoso que la razón", le dijo Tyrion a Jon, pensando que no iba a ser capaz de sacrificar a lo que más amaba por un bien mejor. Y nos sorprendió. Al fin y al cabo, era lo más justo. Quizá lo más inesperado sea el rol que termina teniendo Bran, que además de ligar un cargo se lleva el premio a la mejor –y más prolongada– pokerface de Westeros. Al fin los Lannister y los Stark están en paz. Y Jon –ya sin trono en el que sentarse– tuvo un final fiel a su tradición: el líder de los más desfavorecidos. Arya, que ya había cumplido con creces en los últimos episodios, se convirtió en una especie de Cristóbal Colón, saliendo a la conquista de lo nuevo. En definitiva, fue un final que le hizo justicia a las historias de los personajes y a las enseñanzas que dejaron en estos ocho años. 

María Orfila

La frase del deber y el amor de Tyron hacia Jon fue el "tuya, Héctor" del final de Game of Thrones. No había otro final posible para Daenerys, quien seguía enceguecida por la ira aun después de masacrar a toda la ciudad. Jon hizo lo que era justo para todos, así como lo hizo siempre. Potente final para el Trono de Hierro, derretido por Drogon al ver a su madre muerta. Después de ocho temporadas, el tanteador quedó de la siguiente manera: Bran, rey de los Seis Reinos; Sansa, reina del Norte; Arya, descubridora del Nuevo Mundo; y Jon Snow, líder de los hombres libres. Los Stark están a salvo y es lo que importa. Tyron, como el último Lannister, que se encargue de pagar las deudas. Larga vida a Game of Thrones.

Nicolás Tabárez

En las horas previas al estreno del final de Game of Thrones, sentí que lo importante no era quién se quedara con el trono, quién muriera o quién ganara. En una especie de adaptación del lema “el camino es la recompensa”, lo relevante no era la conclusión en sí, sino que el fenómeno de la cultura pop más importante de los últimos tiempos (quizá los Avengers de Marvel en el cine son los únicos que pueden disputar esa afirmación) se despedía. Era imposible pensar un final que dejara a todos conformes, y debe ser complejo darle un final a una historia adaptada que aún no tiene un final oficial. Entonces, aunque compré algunas de las conclusiones, otras molestaron y otras se sintieron como sorpresas que fueron hechas por el mero hecho de ser inesperadas, lo que sentí mientras Jon y los salvajes volvían al otro lado del muro fue gratitud. No fue el mejor final, pero fue el final. Ahora hay que dejarlo madurar. Parafraseando a Tyrion, “te digo en diez años”. 

Facundo Macchi

Ya desde la primera escena se notaba que estábamos a 80 minutos del final. Había que resolver demasiado en poco tiempo y se notó. En algunas definiciones el tiempo jugó a favor y en otras hubo que correrlo de atrás. Si tengo que rescatar dos o tres momentos me quedo, primero, con esa imagen de Drogon quemando el Trono de Hierro. Era un elemento que ya estaba demasiado contaminado como para formar parte de la nueva era de Westeros. Después, la escena final en King's Landing en la que nuevo consejo real –con un Tyrion muy bien logrado a la cabeza– comienza a discutir nuevos rumbos y fue un guiño nostálgico a las primeras temporadas de la serie. Y por último el cierre que tuvieron los hermanos Stark, cada uno con su destino marcado a fuego y sangre y demostrando que, si la manada se mantiene unida, sobrevive. No tengo nada para reclamarle a Game of Thrones. Fueron ocho temporadas con identidad y ritmo propio que compusieron una historia que hoy, pocas horas después de su final, ya es un clásico de la televisión. Una de esas series que, en 20 o 30 años, vamos a seguir celebrando por su universalidad. Pero, por ahora, su guardia ha terminado. Dejémosla descansar. 

Carina Novarese

Y al final, somos lo que somos. Y no hay vueltas, trampas o mentiras que logren ocultar eso: somos lo que somos. El final de Game of Thrones seguramente no dejó a nadie con la boca abierta pero, ¿debía hacerlo? Los fanáticos han protestado demasiado en estas últimas semanas. Pero no era necesario. Fueron ocho años de un cuento maravilloso, con tantos clímax y sorpresas como la imaginación nos permitía. Ocho años de batallas, de bodas rojas, de queridos personajes borrados de un plumazo. Era hora de poner la casa en orden, al menos por un rato.

La escena final en la que Tyrion discute con sus ministros el futuro de los seis reinos basado en dos prioridades, naves o prostíbulos, es la vida misma. Cambian los nombres, cambian los tiempos, el hombre no cambia tanto.

Y al mismo tiempo siempre hay esperanza. “¿Por qué crees que vine hasta aquí?”, dice Bran cuando le preguntan si acepta ser rey. Es el personaje que simboliza la inocencia más pura y a su vez la claridad de pensamiento. Su hermana, Sansa, perdió la inocencia a fuerza de vejámenes y humillaciones pero se quedó con lo que siempre nació para ostentar: poder.

Cada uno de los personajes de GOT volvió al punto de partida.

Tyrion: El amor es más poderoso que la razón.

Jon: El amor es la muerte del deber.

Tyrion: A veces el deber es la muerte del amor.

 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...