Fútbol > PEÑAROL

El plan de Diego López para la altura de Oruro

Más allá de que primero está Cerro en el calendario, el DT aurinegro ya piensa en lo que será el partido trascendente ante San José por la Copa la semana que viene 

Tiempo de lectura: -'

18 de abril de 2019 a las 05:00

Todos en Peñarol piensan exclusivamente en el partido ante Cerro del próximo sábado por la décima fecha del Torneo Apertura.

Les hace ruido que el rival vaya último y el aurinegro primero porque saben que muchas veces –ocurrió el otro día entre Barcelona y Huesca (también primero y último) por la Liga Española por ejemplo que terminó 0-0– esos son los encuentros que se complican más.

Por eso todos los cañones apuntan a Cerro ya que son tres puntos trascendentes los que estarán en juego el sábado en el Campeón del Siglo.

Sin embargo, de reojo ya se mira el partido de la semana que viene contra San José de Oruro por el Grupo D de la Copa Libertadores en una altura superior a la de La Paz, ya que se deberá jugar a 3.735 m sobre el nivel del mar.

Si bien es cierto que Flamengo ganó allí 1-0 en su debut de este año y que Liga Deportiva Universitaria de Quito logró sacar un empate 3-3, como sucede siempre, a los equipos uruguayos la altura le complica una enormidad.

Después de enfrentar a Cerro el sábado, Peñarol viajará el martes a la hora 6, bien temprano, en un chárter hacia Santa Cruz de la Sierra en Bolivia.

La reglamentación de la Conmebol obliga a los equipos a estar al menos 24 horas antes en el país que se va a disputar el encuentro. En este caso, el mismo será el miércoles a la hora 21.30.

Además, también obliga a que el equipo visitante deba estar al menos seis horas antes en la ciudad en la que se va a disputar el compromiso.

Debido a ello, los aurinegros viajarán el mismo miércoles luego del mediodía hacia Oruro, una ciudad en el techo del mundo y en la que el oxígeno escasea.

Los que deberán viajar antes –y en vuelo de línea desde Santa Cruz de la Sierra hacia Cochabamba y desde allí a Oruro– serán el dirigente Marcelo Areco y el delegado Gonzalo Moratorio para estar presentes temprano en la reunión técnica de la Conmebol.

Un trabajo especial

Desde hace un mes y medio, todos los futbolistas del plantel principal de Peñarol han sido sometidos a exámenes exhaustivos por parte del jefe de la sanidad, Edgardo Rienzi, para sacar conclusiones de quién rinde más y mejor –físicamente– en la altura.

Para ello, Peñarol compró tres máscaras especiales para realizar ejercicios aeróbicos.

Esas máscaras se conectan en bicicletas fijas que hay en Los Aromos o incluso en las cintas para correr y se setean a determinada altura, por ejemplo, 3.700 m. Así les va quitando oxígeno a los jugadores mientras corren o pedalean.

De esa forma, Rienzi saca las mejores conclusiones sobre los futbolistas. Alguno de ellos ya llevan nueve sesiones y para realizarlas, hacen horas extras: van antes de las prácticas normales o se quedan después de las mismas.

Allí el médico ve cómo se adaptan con menor cantidad de oxígeno y cómo reacciona cada uno.

En ese contexto, Diego López no va a arriesgar demasiado para este viaje que se avecina y pondrá en cancha un equipo mixto, mezcla de titulares y suplentes. Viajarán seguramente los más jóvenes como Brian Rodríguez, Giovanni González, Darwin Quintana, Agustín Canobbio, Enzo Martínez y Gastón Rodríguez, por citar solo algunos. También es más que factible que lo haga Walter Gargano –más allá de que el miércoles volvió a trabajar en el gimnasio– quien siempre aporta su experiencia.

Pero, en cambio, López no llevará a Cristian “Cebolla” Rodríguez, un futbolista a quien le cuesta muchísimo jugar en la altura, como quedó demostrado cuando le tocó hacerlo con la selección. Ya no lo llevó a Quito, cuando se jugaba a mil metros menos de altura.

Lo que definirá en estos días es qué hace con Lucas Viatri, otro que tiene posibilidades de quedarse.

Es que según confió una fuente aurinegra a Referí, hubo un encuentro casual con Alexander Medina –técnico de Nacional el año pasado– y este les dijo que cuando volvieron de la altura de Cusco –3.400 m– tras enfrentar a Real Garcilaso, les costó mucho recuperar al equipo en los días posteriores. Esto obviamente no es nuevo, pero es la opinión de otro profesional.

Peñarol hizo fútbol interno con Luis Acevedo recuperado, mientras el Cebolla Rodríguez y Gargano entrenaron en el gimnasio.

Diego López piensa en Cerro, pero de reojo ya tiene sus antenas puestas en la altura de Oruro.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...