Estilo de vida > TRADICIÓN

En Reyes, el deporte de los reyes

Hoy la atención se dirige al hipódromo de Maroñas, santuario burrero, también llamado Circo Ituzaingó, que una vez más cumple con el ritual anual: el premio José Pedro Ramírez

Tiempo de lectura: -'

06 de enero de 2016 a las 05:00

Por Elena Bernadet, especial para El Observador

Maroñas fue lugar de encuentro de la alta sociedad del Río de la Plata, centro absoluto de la aristocracia, mientras que el turf era considerado como un deporte de reyes. En 1990 fue declarado Monumento Histórico Nacional y nunca podrá ser otra cosa. Maroñas será siempre Maroñas.

El hipódromo nació alrededor del año 1875. Un grupo de caballeros de ascendencia anglosajona estableció un hipódromo en los campos situados en el barrio Maroñas, con el objeto de reunirse cada dos o tres meses y correr pruebas llanas y de obstáculos.

Así, bajo la dirección de Tomás Tomkinson, nacieron tímidamente las primeras carreras que la gente del lugar las llamaba "las carreras de los ingleses", y que lentamente se fueron arraigando. Primero se establecieron como deporte, hasta que se convirtieron en una verdadera pasión de multitudes.

En los alrededores del hipódromo, como cosa natural, se fueron instalando una legión de personas que se dedicaban al cuidado de los animales que participaban de las carreras y al mundo del turf, dirigidos por comisiones que organizaban la fiesta ecuestre.

En esas comisiones estaban muchos de los que en el año 1888 fundaron el Jockey Club de Montevideo, club de muy alto prestigio. Tal era su rango que se decía que era más importante ser presidente del Jockey Club que ministro de Relaciones Exteriores.

Así fue como el Hipódromo Nacional de Maroñas concentró todo el movimiento turfístico de Montevideo, ya que habían desaparecido tanto el Hipódromo del Este, que funcionaba en una pequeña pista en Punta Carretas, como el Montevideo.

Un buen retazo de la historia de la sociedad uruguaya, social y deportiva se vivió en el llamado Circo Ituzaingó.

La primera carrera que se corrió en Maroñas fue el 7 de febrero de 1889. El caballo que estrenó la pista y ganó tenía nombre de hazaña: se llamaba Don Quijote.

Pochocha y Charmant


Las autoridades que regían los destinos del Jockey Club de Montevideo por los años de 1930 no dudaban: el 26 de noviembre de 1932 sería una primicia inusual e inesperada para la época.

Eran tiempos de ostentación, Maroñas competía con los hipódromos ingleses, parisinos incluyendo el cercano Palermo. Sin embargo, la atracción de ese día se concentraba especialmente en la primera presentación de estrellas femeninas de la fusta sudamericana, final de la fiesta hípica de ese día. Una mujer también era capaz de conducir un "pur sang" como Charmant, indiscutido favorito de las tribunas.

El palafrenero que sujetaba a Charmant, distraído por la belleza de la mujer jockey, retrasó unos segundos la largada de las riendas de Charmant, cuando Danilo, calificado ganador de pencas, llevaba adelantados cuarenta metros de pista.

Faltaban solo 300 metros, el público deliraba, mezclaba dos gritos: "¡Pochocha.... Pochocha.... Charmant!" Y Danilo respondía al asedio. Charmant en desesperado esfuerzo, no pudo descontar la desventaja de la largada y Danilo adelantó al disco, tres cuartos de su cuerpo.

La muchedumbre no dudó un instante, Charmant y Pochocha fueron ovacionados como auténticos ganadores de una brillante faena femenina.

Festejos por todos lados

Todos los años, el 6 de enero, apenas calmados los festejos navideños, la sociedad se preparaba esmeradamente para vivir la máxima fiesta del turf y de la elegancia de la alta burguesía rioplatense del 1900.

Cerca del mediodía en el privilegiado Palco de los Socios se daba cita una concurrencia que apostaba a competir con la vestimenta, el sombrero, la levita.

No era para menos, los preparativos habían empezado mucho tiempo antes, cuando los mejores modistos montevideanos preparaban sus colecciones, las sombrereras no descansaban confeccionando capotas y capelinas, mientras por los salones de belleza desfilabam todas las mujeres pertenecientes a la alta sociedad.

Era en Maroñas, según Ramón Mérica, en tiempos de mucha bonanza montevideana, donde se corría la carrera más espinosa: la de la elegancia. Los prismáticos se enfocaban más hacia las gasas y los tules, que hacia los pingos que surcaban la pista.

Maroñas era el centro absoluto de la sociedad rioplatense, conjuntamente con el Hotel Carrasco, donde se alojaban los argentinos aristócratas, que eran por supuesto, socios del Jockey Club.

Los festejos eran una verdadera seguidilla de recepciones, que comenzaban el 5 de enero, cuando el Jockey Club argentino, como apertura, ofrecía una cena y baile de gala en el Hotel Carrasco.

Después de las carreras de día, el Jockey Club de Montevideo retribuía con otro baile fenomenal. Y finalmente el Jockey Club de Rosario remataba los festejos con un gran baile de jóvenes, en la terraza del hotel, que –según cuentan– era el más divertido de todos.

El champagne francés bien fresco no faltaba en ninguna mesa ni el scotch, ni bocados exquisitos, en un tiempo en que estos clubes eran poderosos.

Un centenario después, y como ya es tradición, hoy Maroñas volverá a ser Maroñas.

Programación


Carreras
El Gran Premio José Pedro Ramírez se disputará a la hora 20.45, sin embargo, las carreras comenzarán a partir de las 13.40.

Shows y actividades
Las propuestas musicales para esta jornada incluyen a Lucas Sugo, Denis Elías, Francis Andreu, la Orquesta Juvenil del Sodre, Copla Alta, AX13 y RC. Asimismo, para los asistentes más pequeños habrán inflables, maquillaje artístico, se realizarán dos funciones de las obras El trío del juego y Teatro la clave circo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...