Espectáculos y Cultura > RECOMENDADO

Entre las obsesiones y vicios que se callan: así es "Otros Pecados"

Con un elenco de grandes actores, la ficción argentina ya está disponible en Uruguay en Cablevisión Flow y TNT

Tiempo de lectura: -'

19 de mayo de 2019 a las 05:00

Lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia son, ya se sabe, los siete pecados capitales que se repiten desde hace siglos. Pero hay otro tipo de pecados –derivados de esos y propios de los tiempos que corren– que no se señalan ni se miran con lupa; son vicios cotidianos que, en silencio, se expanden y estallan en situaciones límites. De ellos se encarga el nuevo unitario argentino Otros pecados.

Ni finales felices ni mensajes armónicos, Otros pecados (coproducción de Cablevisión, eltrece y TNT) agobia, molesta, confunde, no da mucho respiro y coquetea con los pensamientos más oscuros del espectador. 

Pocas veces una ficción argentina puede darse el lujo de reunir actores de alto vuelo como Leonardo Sbaraglia, Celeste Cid,  Érica Rivas, Florencia Peña, Gonzalo Heredia y Germán Palacios. La lista de actores la completan: Paola Barrientos, Mike Amigorena, Paola Krum, Marcela Kloosterboer, Rafael Ferro, Justina Bustos, Violeta Urtizberea, Dady Brieva, Fernán Mirás, Julieta Zylberberg, Pilar Gamboa, Rafael Spregelburd, Chino Volpato, Justina Bustos, Federico Olivera, Andrea Pietra, Alberto Ajaka y Martín Piroyansky. Ahí, en el elenco, está uno de los principales puntos fuertes del unitario.

Con una tónica muy similar a la de la película Relatos salvajes, Otros pecados congrega historias y elencos rotativos en un total de 10 capítulos autoconluyentes. Los distintos personajes transitan por emociones como el rencor, la paranoia, los celos, la culpa, el egoísmo, la impostura y la soberbia que, tras llevarlas al extremo en situaciones límite, exponen al máximo sus vicios e imperfecciones. En Otros pecados hay trabajos que se pierden, familias que se rompen, mentes que se van de su propio eje, personas que mueren y otras que se arruinan. Las primeras historias de este ciclo merodean por los conflictos de hombres y mujeres impostoras, manipuladoras y rencorosas.

Impostura

Sbaraglia es Juan, un ejecutivo publicitario que es capaz de hacer cualquier cosa por ascender en su trabajo y mantener una vida ficticia que él mismo inventó. La historia de este personaje, que da inicio a la serie, se cuenta desde un bucle temporal que va de la ensoñación a la pesadilla en cuestión de 45 minutos.

Juan vive con su familia en un barrio privado, se mueve en autos de alta gama y sus anécdotas siempre tienen que ver con situaciones o acontecimientos grandilocuentes, su estatus es tan alto como el nivel de impostura que lo domina y que llega a niveles irrisorios. La posibilidad de ascenso en su trabajo lo enfrenta ante una situación que desquebrajara cada capa de sus mentiras. El ejecutivo tiene que presentar la campaña publicitaria perfecta ante unos empresarios alemanes, pero un compañero (Julián Kartún) –más joven, más simpático y mucho más audaz– le gana la carrera y consigue a Diego Maradona.

Ante la desesperación de superar a su rival, el personaje de Sbaraglia se obsesiona con conseguir al Papa para su proyecto. El transcurso de la narración oscila en un constante ping pong entre realidad y ficción que, por momentos, confunde y no se sabe si ciertos fragmentos son parte del escenario de los hechos, o de la mente del protagonista.

Manipulación

Cuando Catalina (Justina Bustos) era una niña, Verónica –entrenadora de tenis y jugadora frustrada– se encandiló con su potencial y le pidió a su madre, que tenía poco interés en su hija, si podía entrenarla.

Años más tarde, la tenista se convirtió en una joven de 24 años con varios trofeos de primeros puestos en campeonatos mundiales. Su fuerza y calidad en la cancha fascinan, pero su entrenadora –encarnada por Paola Krum– no le da respiro y le exige más. Hasta ahí la obsesión por la perfección de Catalina que tiene Verónica podría ser una historia entre tantas. Pero el monstruo de esta relación enfermiza crece cuando Catalina se enamora y quiere tomar las riendas de su vida y su entrenadora maneja límites grotescos de manipulación para que no se desvíe de su objetivo.

Rencor

En la tercera entrega, Paola Barrientos interpreta a Coni, una mujer tumbada por el rencor. Diez años atrás Coni y Pablo (Rafael Ferro) se iban a casar, pero él la dejó y los planes de matrimonio quedaron por el camino. Una década después Coni y Pablo se vuelven a encontrar. Él está casado y es padre. Ella tiene un complejo de cabañas al que él llega con su familia como huésped. Así Pablo se verá envuelto en un efecto dominó de venganzas por parte de la mujer que abandonó.

Las distintas historias de Otros pecados cuentan con la autoría de Mariano Pensotti, Mariano Tenconi, Patricio Vega, Carolina Aguirre, Leo Calderone y Alejandro Ocón. La dirección está a cargo de Daniel Barone y Jorge Nisco.

Todos los capítulos de Otros pecados están disponibles en Cablevisón Flow. Además TNT emite (desde el 18 de abril) cada jueves a las 22:30 horas una nueva entrega.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...