Nacional > El drama detrás del caso

Ignacio Susaeta: las mentiras, las derrotas y la ilusión de los padres de volver a verlo

El caso es uno de los más complejos que tiene el departamento de Personas Ausentes de Crimen Organizado

Tiempo de lectura: -'

12 de mayo de 2019 a las 05:00

Sonó el celular y una voz del otro lado le dijo lo que tenía que hacer si quería volver a ver a su hijo con vida. Sábado 23 de mayo de 2015. A Alejandra Rodríguez se le paralizó el corazón, y respondió.

–Si no me das pruebas de que es Nacho, yo no voy a hacer nada. 
–¿Quiere pruebas?
–Sí.

Otra persona agarró el teléfono del otro lado.

–Mama, hacé lo que te dicen, si no me van a matar.

Y en el tubo volvió a escucharse la voz inicial.

–Ahí tiene la prueba. Yo la voy a llamar en cinco minutos, le voy a dar una dirección y le voy a decir la cifra que usted tiene que llevar.
–No es Ignacio.
–Usted está jugando con la vida de su hijo.
–Yo sé que no estoy jugando, él no es Ignacio. 

Cuando cortó la llamada, a Rodríguez le temblaban las piernas, los dientes, el cuerpo entero. José Ignacio Susaeta había desaparecido hacía exactamente cuatro meses y tanto ella como su esposo, Juan Susaeta, seguían cada una de las pistas que recibían para encontrarlo.

Pero ahora, que pasaron cuatro años y tres meses de la desaparición de su hijo, Rodríguez recuerda la llamada de la extorsión y es el único momento de la entrevista en que larga una breve risa. 

“¡Mi hijo nunca me diría mama!”, exclama. La voz que sonó del otro lado fue la clave de que alguien le estaba mintiendo.

Lo último que escuchó decir a José Ignacio fue “ya vengo”. Fue el 23 de enero de 2015, en el cumpleaños del padre. El día anterior Susaeta había llegado de Punta del Diablo, adonde se había ido de vacaciones con sus amigos de la facultad. Volvió algo impresionado con el balneario y se lo comentó a su madre mientras esperaban que se hicieran las 12. Al otro día, a las ocho de la noche, salió en el auto. Dijo que iba a pasar por lo de un amigo, buscaba a su novia, y volvían para el cumpleaños. Nunca llegó. Nunca fue a lo de su novia. Su amigo ni siquiera estaba en Montevideo. 

A los días apareció el auto, trancado, con sus cosas, y una nota. Estaba envuelta en una hoja de cuaderno con la inscripción “Favor entregar en” y la dirección de su casa. No estaba dirigida a nadie. No tenía principio ni fin claro. Tres hojas que no evidenciaban una continuidad entre ellas. Era su letra, pero no se usaban los renglones y tenía varias tachaduras, algo que llamó la atención de los padres porque contrastaba con su habitual prolijidad.

Hablaba de su familia y hasta de los perros. De su estado de ánimo. Tenía frases sueltas. Pero los padres no quieren contar más. ¿Por qué? El argumento es que es parte de la privacidad de su hijo y que el mensaje no aporta a la investigación. 

“Es rara, todo es muy raro. No es ni una despedida. Sinceramente pensé lo peor. Una persona que estaba deprimida, pero después de verla y recontra verla, no la llego a entender. Habla de ciertas cosas y de repente dice: ‘Nada de lo que escribí anteriormente está de acuerdo con mi condición'. ¿De qué condición hablaba? ¿Está presionado... o lo están apretando?”, se pregunta Juan Susaeta mientras repasa, una vez más, todo lo que empezó con la desaparición de su hijo.

Habla despacio, cada tanto se le quiebra la voz y si levanta la mirada muestra los ojos inyectados de rojo. Cuando ve que no puede, hace una pausa.

Rodríguez, en cambio, se muestra más fuerte. Cuenta el tiempo que pasó en meses –van 51– y habla por los dos: tienen la convicción de que su hijo está vivo. 

Lo que alimentó la esperanza –y se le reaviva la voz al contarlo– fue lo que pasó el 27 de febrero, cuando la policía encontró a la contadora de la concesionaria Lestido Mónica Rivero después de dos años de su desaparición. Ella estaba en el Chuy viviendo con otra identidad.  

Pero la espera es larga; los días, lentos; las frustraciones, inmensas. Y las pistas cada vez más tenues.

 

Salto, la gran derrota

En febrero de 2017 a los padres de Susaeta les llegó una foto. Era la de un joven que había ido a pedir a una casa en las afueras de Salto. Frente a la casa había un banco y en la imagen se veía a una persona, de espalda, sentada, con las piernas entreabiertas, tirada para adelante. Cuando Rodríguez y Susaeta vieron la foto, no lo dudaron: era la posición de José Ignacio. Los championes se parecían. Su complexión, la forma de las piernas, su silueta.  

Y allá salieron. Les habían dicho que el joven se quedaba a dormir en una colchoneta al costado de la ruta. Dos veces, sobre las seis de la mañana, fueron a esperarlo a ver si aparecía. No lo encontraron y volvieron a Montevideo. Al sábado siguiente, una mujer los llamó y les dijo que la persona que buscaban estaba en el puerto de Salto. Volvieron a la ruta. Recorrieron 300 kilómetros y cuando estaban llegando a Young, sobre las dos de la madrugada, la ilusión se desmoronó: el hombre que encontró la policía no era Ignacio Susaeta. Otra vez a Montevideo con el alma en el piso.  

“Pero la espalda... hasta el día de hoy... era él.... era él…”, repite Rodríguez después de contar la derrota.

 

¿Y si el cuerpo es de él?

A los cinco meses de la ausencia de Susaeta, aparecieron restos humanos en Rocha. Los padres se enteraron por la prensa de que el cuerpo no estaba identificado y que le harían pruebas de ADN. De nuevo, a esperar para saber si su hijo estaba muerto. El 24 de agosto tuvieron una buena noticia: los restos no eran de él.  

 
Desde México

El mensaje llegó por Facebook. Era de un hombre que se presentó como miembro de una organización sin fines de lucro mexicana que tenía acceso a la darknet –sitios de internet inaccesibles para el usuario común– y prometía información policial de primera mano que ayudaría a encontrar a Susaeta. El intercambio con la familia tuvo varias idas y vueltas. En determinado momento, apareció el pedido de plata. El argumento era que ese dinero sería donado a los niños pobres de México. Cuando el hombre vio que los padres de Susaeta no le siguieron el juego, se contactó luego con la familia de Yanina Cuello, una adolescente que desapareció el 3 de diciembre de 2016.

 
Noticias desde la cárcel

Las ilusiones también llegaron desde el Penal de Libertad. Una hombre se contactó con la familia Susaeta, dijo que estaba preso y que tenía información sobre dónde estaba José Ignacio. Antes de darles información, les pidió un giro de dinero a través de Abitab. 

En otro momento, tanto Alejandra Rodríguez como su esposo hubiesen salido corriendo en busca de la más mínima pista que pudiera acercarlos a su hijo. Después de varios fracasos, de posibles estafas y de varias mentiras, el corazón se les fue haciendo un poco más duro. 

 
Última ilusión: un NN en Artigas

Las pistas sobre José Ignacio son cada vez más difusas. La policía no tiene novedades y el contacto con la familia se da cuando alguno de los padres llama por algún dato que surge en sus redes sociales.

El último fue este 23 de enero. Otro cumpleaños de Juan Susaeta y a cuatro años exactos de la última vez que vieron a su hijo salir de la casa. Una mujer escribió en el sitio web que tiene información sobre el caso. Dijo que vio a alguien parecido a José Ignacio en el hospital de Artigas. En realidad, la había visto hacía dos meses, pero tampoco se acordaba del día exacto. 

Los padres de José Ignacio ya habían estado en Artigas buscando a su hijo. Fueron durante el carnaval de 2015 detrás de una pista que se borró entre los miles que caminaban por ahí en los días festivos. También habían estado en Rocha varias veces, en Paysandú, se fueron a Argentina y se fueron a Brasil. Recorrieron los 19 departamentos y cada vuelta a Montevideo es dolorosa. Esta vez, no viajaron. 

Se comunicaron con la policía y al último dato certero que llegaron es que en los días en que la mujer había estado en el hospital de Artigas, también hubo un NN, una persona que fue atendida pero que no fue identificada. Las cámaras no estaban disponibles.

La vida según el 23

En el cuarto de José Ignacio Susaeta el tiempo no pasó. Todo sigue intacto y los padres y los dos hermanos apenas entran para usar la impresora.

“Te remuerde por dentro qué pueda estar pasando. Saber que tu hijo puede estar muerto es duro. Pero yo creo que es más duro que pueda estar sufriendo”, dice Juan Susaeta, y sigue: “Eso es lo que me carcome. Me levanto y pienso: ¿está pasando frío? ¿Está pasando hambre? ¿No está en libertad?”

El hermano más chico estaba en quinto de escuela cuando el mayor desapareció. Cuando entró en el liceo, decía que quería estudiar informática “como José”. Con el tiempo, eso cambió.

Hay cosas que también cambiaron pero se empeñan en no hacerlo. A veces, la mesa para cenar se arma con cinco platos.

Otras veces, la gente los reconoce en la calle. “¿Alguna novedad?”, le preguntó hace un tiempo al padre un hombre que estaba en la estación de servicio de El Pinar. En setiembre, cuando habían pasado 44 meses exactos de la desaparición de José Ignacio, una persona se acercó a la madre en el supermercado. “Tú sos la mamá de Ignacio, ¿no? Porque hoy es 23…”. Rodríguez se puso a llorar.

Todos los meses, cuando llega el 23, la madre escribe un recordatorio en la página de Facebook para que la gente ayude a encontrarlo. Ella lo explica así: “Tenés que estar firme, porque yo siempre digo, mi esperanza es estar bien el día que pueda abrazar a mi hijo de nuevo. Después no sé qué me pasará, pero hasta ese día, yo tengo que estar en pie”.

 

Una carpeta voluminosa que mantiene esperanzados a los investigadores
El caso de Ignacio Susaeta hizo que Francisco Guillama conociera todo el país. Es el jefe del departamento de registro de Personas Ausentes de Crimen Organizado desde hace ocho años y, en diálogo con El Observador, dijo que la carpeta con esa investigación es una de las más voluminosas de su despacho. Sin embargo, dijo que la búsqueda está activa, que hay pistas para seguir y que tiene esperanzas de que el círculo se cierre.
El departamento contabiliza unas 1.300 desapariciones, aunque no todas están abiertas. Algunos casos ya fueron resueltos pero se está en proceso de actualizar esa información, explicó Guillama. El nivel de resolución ronda el 96%, aunque el tiempo que lleva hacerlo varía. Hay personas que están en la lista de desaparecidos y que hoy superarían los 100 años, por ejemplo, y hay casos en que la persona aparece pero no se notifica de manera formal a las autoridades.
Cuando desaparece una persona se disparan varias hipótesis: se fue de manera voluntaria, fue asesinada o está vinculada con un delito, o se suicidó. En el caso de Susaeta, los investigadores descartan la segunda opción.
Según Guillama, la mayoría de las personas que desaparecen son adolescentes, lo que en primera instancia suele tener su raíz en un problema familiar.
Uno de los principales obstáculos con los que se encuentran los policías es que la gente suele no querer involucrarse y se niega a dar información que, por mínima que parezca, puede aportar a la investigación. Por eso, instan a la ciudadanía a llamar al 2030 46 38 por cualquier dato con respecto a personas desaparecidas.
 
Los casos más complejos del departamento de Registro de Personas Ausentes

Además de la desaparición de José Ignacio Susaeta, hay cinco investigaciones que tuvieron más dificultades de las habituales para resolverse. Dos de ellas están cerradas.

  • Yanina Cuello: desapareció de una plaza de Pando el 3 de diciembre de 2016. La adolescente de 16 años había salido y lo último que su padre supo de ella fue cuando la llamó sobre las 3 de la madrugada. Cuello le dijo que estaba bien. Sin embargo, no volvió. Jugaba en Rentistas y también participaba en una comparsa local. Mide 1,65 y pesaba al momento de desaparecer unos 75 kilos. Robusta, pelo castaño oscuro, color de piel "trigueño" y ojos color miel, según se describe en su ficha de desaparición. Tiene tatuadas estrellas de colores en su gemelo derecho. En su gemelo izquierdo tiene la imagen de una mujer jugando al fútbol con la palabra Milios. En el antebrazo derecho tiene las iniciales C.E.

 

  • Juan Terra: desapareció el 27 de enero de 2019, a los 72 años. La última vez que se lo vio fue en un bosque frente al establecimiento Los Candiles, en Treinta y Tres. Mide 1,60 y pesa aproximadamente 70 kilos. Es delgado, tiene la piel y pelo blancos, y ojos celestes.

 

  • Enzo Terra: desapareció el 25 de marzo del 2000, cuando tenía 18 años. En ese momento era delgado. Alto (1,90, aproximadamente), color de piel trigueño, ojos oscuros y pelo castaño. Como seña particular, una verruga en el ojo derecho y una marca en la piel arriba de los labios. El día que desapareció había ido a jugar al fútbol con sus amigos y luego, cuando llegó a su casa, no quiso acompañar a su padre a Tres Cruces. Se quedó solo y cuando los padres volvieron ya no estaba.

 

  • Andrés Pereira: desapareció en 2014 cuando tenía 16 años y participaba en un campamento del Partido Comunista en Punta Espinillo. Un hombre que estaba buscando piñas en un descampado encontró sus restos el 13 de junio de 2017, tres años más tarde. El médico forense no pudo en ese momento determinar la causa de su muerte. Por este caso fueron procesadas cuatro personas.

 

  • Federico Olivera: desapareció el 9 de abril de 2018, con 23 años. La última vez que se supo de él estaba en moto en la avenida José Belloni después de haber salido de su trabajo. Iba a encontrarse con una mujer de 18 años en Piedras Blancas. Uno de los asesinos estaba preso por el crimen de dos taxistas y terminó admitiendo dónde había enterrado el cuerpo, que apareció en enero de este año. La mujer que citó a Olivera le había tendido una trampa y, una vez que se encontraron, dos hombres aparecieron y le robaron. Olivera reconoció a uno de ellos, porque habían trabajado juntos. Entonces, lo mataron. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...