Fútbol > EL TAPADO DE LA FECHA

Formento, de jugar para 50 personas a lucirse en la inmensidad del Campeón del Siglo

El golero de Cerro y la realidad que le tocó vivir: “En una semana pasé a jugar ante 20 mil personas que te comen, y ahí estaba, solo, sin nadie que te escuchara”

Tiempo de lectura: -'

23 de abril de 2019 a las 05:03

Tenía apenas 3 años. El técnico lo mandó de lateral. Fue en Capurro, su barrio, donde empezó a correr atrás de la pelota. Aquellos partidos con la camiseta de Fénix eran difíciles de digerir para Rodrigo Formento. “Nos comíamos 8 todos los partidos. Estaba fea”, comentó entre risas. Bajo esas condiciones se podrán imaginar cómo tomó la noticia de que debía ir al arco cuando faltaba el golero. “Me calentaba, pero no salía llorando”. Ese fue el inicio, cuando jugó un año en el fútbol de Aufi de Fénix.

Pasó a Wanderers. Cuando llegó se encontró con una sugerencia que no le gustaba pero que no tenía más remedio que acatar: “Si venís, venís de golero, porque no tenemos golero”. Dieciséis años después jamás imaginó encontrarse solo, en un arco, con una tribuna detrás poblada de hinchas clamando en su contra. Gritaba y no lo escuchaban. Sintió que se lo “querían comer”. Tenía un solo camino: ser audaz y valiente para “sobrevivir”.

Formento debutó el 13 de abril de 2019 en el arco de Cerro ante Progreso. Una semana después estaba en el Campeón del Siglo ante Peñarol. “Pasé de jugar con 50 personas en la Tercera a tener 20 mil en contra”, reveló a Referí para dar una idea de lo que le tocó vivir.
Después de aquel paso por Fénix se encontró con un tal Camilo Smith en Wanderers. Su primer entrenador de golero. Como olvidarlo. Tenía 4 años.

“Camilo es maestro de escuela y fue el que me enseñó todo lo que es la técnica de los goleros. Un crack, un señor, con él aprendí mucho más allá de los deportivo, en lo humano”, reveló el golero de Cerro en charla con Referí.

Y agregó: “Son de esos héroes anónimos, de esas personas que nadie sabe. Vos ves el producto final, en este caso Rodrigo Formento atajando en Primera y no se saben las personas que hay atrás. Capaz que Camilo ni cobraba o tenía un sueldo bajo pero siempre estaba para enseñarme”.

Formento llegó a la Séptima de Wanderers. Allí comenzó a visualizar que no había espacio. Era tercer golero. Fue cuando apareció un amigo que le sugirió ir a Cerro. Faltaban dos semanas para empezar el campeonato. Lo vieron, lo ficharon, y fue titular en la primera fecha del campeonato. El técnico de entonces era Iván Rodríguez.

En las juveniles de Cerro no había entrenador de goleros, por lo que Rodrigo tenía que entrenar por fuera. De mañana estudiaba, de tarde entrenaba en Cerro y de nochecita iba a la escuela de Lorenzo Carrabs, que tiene un centro de perfeccionamiento de goleros.

Allí comenzó a valorar el esfuerzo de sus padres. “Era muy chico, pero ya veía el sacrificio enorme de mis viejos para pagar el curso y de esa forma darme armas para cumplir mi sueño”.

Formento contó que se refleja en el trabajo de sus padres para no bajar los brazos. “Mi viejo se levanta 4.30 de la mañana y llega a las 23 a mi casa. El sacrificio es enorme y eso te hace pensar lo privilegiado que soy de que te paguen por hacer lo que te guste. Mi padre trabaja manejando un camión de la IMM y en el Automóvil Club. Y mi madre es administrativa allí. Mis viejos son separados”, revela antes de entrar en su historia personal.

“Como mis padres tenían que salir a trabajar me criaron mis abuelos de parte materna porque me dejaban en su casa. Luego que falleció el padre de mi papá y como mi abuela quedaba sola nos fuimos a vivir con ella. Con mi viejo acá la remamos día a día”. Rodrigo reveló que sus padres, a pesar de estar separados, estuvieron siempre muy presentes. 

El día del debut

Con sus jóvenes 19 años Rodrigo llegó una tarde más al Tróccoli. Recibió el canasto de Toto, el utilero y se metió en el vestuario al son de la plena. Salió a la cancha donde los recibió el nuevo entrenador, Richard Martínez. Para él, un viejo conocido con el que trabajó de Quinta a Tercera división.

Aquella tarde Cerro hacía fútbol preparando el partido contra Progreso. Cuando repartieron los chalecos a los titulares, Formento se sorprendió al jugar en el equipo que arrancarían el fin de semana.

“No hablamos nada. Se dio naturalmente. Richard me puso en el cuadro titular. Mis compañeros me apoyaron de inmediato. El día del partido, antes de salir a calentar el entrenador de goleros, Gianfranco Pérez, me habló unas pocas palabras. No sentí miedo. Sentí la necesidad de agradecer a todos los entrenadores de goleros que me ayudaron como Ignacio Bordad, un crack, Álvaro Más, hasta hace poco, el Coco Rodríguez, Gabriel Aires, Darling Gayol, que estuvo con Barragán”.

Al Campeón del Siglo

Superado el debut, el siguiente fin de semana le marcaba a Cerro visitar el Campeón del Siglo para medirse con el líder Peñarol. El plantel llegó como pudo. Atrasos salariales, sin concentrar, con dificultades para entrenar. Y ahí, en medio de la jaula de los leones, Formento fue figura.

“Los primeros minutos fueron con nervios. Pasé de jugar para 50 personas en Tercera a estar jugando para 20 mil. Y ahí estaba, en el medio de toda esa gente, solo, nadie te escuchaba. Enfrentando a los que miraba por televisión. Pero ahí, si bien los respeto a todos, a la hora de enfrentarlos son iguales que yo, tenemos dos piernas, dos brazos”, expresó.

Rodrigo dijo sobre ese momento: “Hay que ser un poco atrevido porque sino el ambiente te come, te come la gente, hay que hacerse sentir”.

Formento concluyó: “Todavía no he caído, lo tomo como un logro deportivo pero no caigo y no tomo la dimensión de lo que estoy viviendo. Disfruto con mucha responsabilidad porque el arco de Cerro es un arco grande y tengo que aprovecharlo para no salir más”. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...