Mundo > VOTOS Y BALAS

Perdió a su hijo, se volvió una activista contra las armas y la eligieron para el Congreso

La historia de la demócrata Lucy McBath, que ocupará un escaño en la cámara baja por Georgia, da una luz de esperanza para quienes militan contra las armas en Estados Unidos

Tiempo de lectura: -'

09 de noviembre de 2018 a las 05:04

Estados Unidos aún respiraba los coletazos de las elecciones de medio término cuando un exsoldado armado con una pistola mató a 12 personas en un bar lleno de estudiantes cerca de Los Ángeles.

La tragedia volvió a poner el foco en una vulnerabilidad que el sistema político estadounidense no logra saldar por falta de voluntad política y por el feroz lobby de la industria armamentística y sus asociados en la sociedad civil.

Sin embargo, hay quienes están dispuestos a dar la pelea. Es el caso de Lucy McBath, la candidata demócrata de Georgia que la ganó la carrera a la republicana Karen Handel para la Casa de los Representantes.

La historia de McBath es la de otra madre estadounidense que perdió a un hijo con una bala. A su hijo, Jordan Davis, le dispararon en 2012 luego de una disputa. McBath se convirtió entonces en una activista por el control de armas.

Se enteró sobre la muerte un día después del día de Acción de Gracias. Siguió el juicio del victimario con atención y a partir de ahí comenzó a estudiar la temática. Expandió su historia por la comunidad, acudió a los medios de comunicación y se metió en los círculos del lobby del capitolio.

Tuvieron que pasar dos años y medios y dos juicios para que el asesino de su hijo fuera condenado por homicidio en primer grado. Pero eso no era suficiente.

El activismo de los sobrevivientes de la masacre de una escuela en Parkland (estado de Florida) le inspiró para candidatearse al Congreso, según contó a CNN. “Todavía soy una madre. Por eso creo que este es el momento de ponerse de pie”, dijo McBath.

El 14 de febrero de 2018 se produjo un tiroteo masivo en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas que está ubicada en el área metropolitana de Miami. Diecisiete personas murieron y catorce más fueron hospitalizadas. La masacre escolar generó un movimiento social a favor de la regulación de la tenencia de armas sin antecedentes en los Estados Unidos. Algunos de los que encabezan ese movimiento eran los propios estudiantes que habían sobrevivido a la tragedia.

Antes de volverse una congresista, McBath era azafata. El vuelo en el que ahora está embarcada es el más importante y desafiante de su vida.

“Estoy  mirando más allá de mi propia tragedia, buscando las otras tragedias que definitivamente iban a suceder si no seguía hablando de esta crisis”, dijo a la cadena americana.

Desde el Congreso, McBath tendrá ahora el desafío de buscar consensos para restringir o transformar la enmienda constitucional que permite la tenencia de armas en los Estados Unidos.

Esa facilidad para acceder a las armas de fuego es el principal argumento que se pone de manifiesto cuando se busca explicar tragedias en escuelas, universidades o bares como sucedió este miércoles en Los Ángeles.

El sargento recordado como “héroe”

Entre las historias que aparecieron a raíz de esa tragedia en Thousand Oaks está la del sargento Ron Helus, quien antes de tomar la decisión de ir a enfrentar al hombre que disparaba en el bar estaba hablando con su esposa.

“Tengo que tomar una llamada, te amo”, le dijo el hombre de la oficina del sheriff del condado de Ventura.

Helus fue uno de los doce que recibió las balas del exsoldado, quien abrió fuego contra todo lo que se movía en ese bar. Su esposa, su hijo y los miembros de su comunidad lo velaron este jueves como un “héroe”.

El sheriff del condado, Geoff Dean, dijo que su compañero salvó vidas al tomar la decisión de confrontar al hombre. “Trabajaba muy duro y de forma dedicada”, recordó su jefe ante la prensa estadounidense.

“Tenía un compromiso total. Dio todo de él esta noche, como le dije a su esposa: murió como un héroe porque ingresó al bar para salvar vidas”, agregó.

El victimario ingresó poco antes de las 11:30 pm al Borderline Bar and Grill, donde se celebraba una fiesta estudiantil a la que asistían “varios cientos” de jóvenes, declaró el capitán Garo Kuredjian, de la oficina del Sheriff del Condado de Ventura.

Dean identificó al atacante como Ian David Long, un exmarine de 28 años conocido por la policía y que fue hallado muerto en el lugar. "Creemos que se disparó", dijo Dean.

Long estaba armado con una pistola Glock comprada legalmente, y equipada con un cargador más grande que el de diez balas para el que está normalmente concebida.

Se estima que más de 33 mil personas mueren cada año por armas de fuego en Estados Unidos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...